2 + 2 es 5 se lee en las sentencias de las Salas Segunda y Tercera de lo Contencioso Administrativo en materia Tributaria, las de casación de la Corte Suprema de Justicia Cámara Civil y los posteriores amparos de la Corte de Constitucionalidad.

Varios colegas se expresan con el mismo sentir.  Si otros más sufren igual, organizamos un café para compartir estas frustrantes experiencias.

Estos magistrados se han ido en contra de toda razón, doctrina y prueba, para dictar sentencias en materia tributaria y se han vuelto una oficina más de la Administración Tributaria. Las Cortes, lo único que han hecho del 2016 a la fecha es hacerle un “copiado y pegado” a los argumentos de SAT, aunque existan prueba, argumentos legales y siglos de doctrina abrumantes en contra.

Los fallos de las Cortes se han vuelto antojadizos, contradictorios, cercenan y ocultan pruebas en forma flagrante, como si de ello dependiera su sueldo. Estamos seguros que eso piensan y lejos de ser un sistema de justicia independiente se sienten parte de la recaudación del país.

Tan así, que una sentencia que emendó la forma de un procedimiento administrativo tributario, regresándolo a fase de audiencia, se entró a conocer mediante una casación de fondo planteada por SAT y obtienen sentencia en casación procedente cuando en Juicio ni siquiera se entró a conocer el fondo. Así dejaron a un contribuyente sin su crédito fiscal.

La Corte de Constitucionalidad señala que no hay agravio constitucional de un “proceso judicial” que no permite contradictorio y da libre acceso a los estados de cuenta bancarios de los contribuyentes sin mediar indicios de actos ilícitos y sin que se enteren de dicho proceso.

Esto equivale, para la Corte de Constitucionalidad, a permitir que SAT le pueda pedir el certificado de nacimiento de su gato porque, según ese tribunal, SAT tiene facultades ilimitadas para exigir lo que se le de la gana. El principio rector de una República es la limitación expresa de las funciones de la administración para evitar el abuso y la arbitrariedad. Si la ley no permite expresamente a SAT requerir ciertos documentos, la Corte de Constitucionalidad está obligada a evitar ese abuso o la propia Corte rompe con el marco constitucional que se le ordena proteger. Así estamos

Consentimos leyes de extinción de dominio porque de lo contrario seremos tachados de “narcos”.

Consentimos la inversión del principio de presunción de inocencia y carga de la prueba para efectos de lavado de dinero, “porque nosotros no hemos hecho nada malo”.

Todo lo malo que sucede colectivamente, solo nos preocupa cuando toca a las puertas de nuestras casas y ahí sí todas las leyes son inconstitucionales, las Cortes apestan, la SAT como molesta, ese bien lo compré  con mis ahorros; pero, mientras tanto, vivimos en Suiza y todo tranquilo.

Si seguimos así vamos a terminar de alejar la poca inversión que existe en Guatemala y regresaremos a un sistema de judicial inquisitivo y caótico, creado por la clase política guatemalteca.

 

Lic. Félix Gutiérrez A.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: